Mata: “Gestionar personalidades casi importa más que la táctica”

Desde el primer momento se sabe que con Juan Mata (Oviedo; 29 años) no se va a dar una entrevista al uso. No llega tarde a la cita ni suelta esa primera frase tan manida de “venga, vamos rápido que tengo prisa”. Tampoco rehúsa preguntas sino que argumenta sus puntos de vista, entregado como está al balón —hoy se mide con el Manchester United al Celta en las semifinales de la Liga Europa— y a las causas sociales porque siempre tuvo inquietudes y la energía de ayudar a los más necesitados, voluntad que ahora puede hacer gracias a streetfootballworld.

Pregunta. De usted se dice que es normal. ¿Eso es un elogio?

Respuesta. No debería ser algo atípico. Soy como me han educado y soy un futbolista que juega en un club como el Manchester United. Estoy orgulloso de lo que he hecho, pero siempre he querido que imperara la normalidad en mi vida y en el fútbol sin perder el respeto a los demás, tratando de ser más humano.

P. Pero va a museos, le gusta la lectura, se interesa por los necesitados… ¿No es un caso extraño el mundo del fútbol?

R. Yo no me siento raro. Hay bastantes futbolistas que tienen una personalidad similar a la mía, con las mismas inquietudes. Muchas veces desde fuera se conoce lo que hacemos, los partidos, pero es difícil llegar a la persona que hay en ese nombre o esa camiseta. Claro que hay casos que son lo contrario que no nos dan una imagen positiva, pero me he encontrado mucha gente con la que puedo compartir todo.

P. ¿Cómo ha cambiado su relación con Mourinho del Chelsea al Manchester?

R. Cambia el contexto, el club, la plantilla y la forma de jugar de un equipo a otro. Nunca he tenido mala relación con él. Nunca hemos tenido una discusión. Nuestra relación es normal. Simplemente, en el Chelsea quería jugar de una forma determinada y en el United hay otro tipo de jugadores más acorde a mis características. Somos los dos los mismos, no hemos cambiado.

P. ¿Cómo es para usted el entrenador ideal?

R. Debe ser un líder en las buenas y en las malas, que intente sacar lo mejor del jugador. Es complicado, pero gestionar personalidades casi es más importante que lo táctico o lo físico. Es tener la capacidad de motivar a los jugadores y la comunicación debe ser de manera positiva, que el ambiente sea bueno. La gente se expresa mejor cuando se siente cómoda. Eso ocurre en el fútbol y en todos los trabajos.

P. ¿Pero es fácil hacer amigos en un vestuario?

R. No, no lo es. Vives con 25 personas y unas 15 nacionalidades distintas. Y todos tienen el objetivo de jugar, por lo que siempre hay esa sensación de competitividad. Pero he hecho amigos de verdad porque estás con ellos día a día y si el otro es buen tío y hay empatía, se pueden sentar las bases de una buena relación. Las relaciones se forjan sin elegirlas.

"El fútbol es la mayor fuerza de unión en el mundo junto a la música"

P. Son jóvenes, ricos y famosos. ¿Cómo consigue que no se le suba el ego?

R. El entorno es muy importante. Es bueno tener opiniones de gente a la que quieres y que te pueda decir las verdades a la cara, sobre todo cuando las cosas te van bien porque cuando van mal es más fácil ser realista. No es bueno que siempre te digan lo que quieres oír. Te puede saber mal, pero es edificante.

P. ¿Pero uno se acostumbra a tenerlo todo?

R. Cuando lo tienes es fácil gestionarlo. Cuando no, cuando se acabe la carrera, será complicado. Pero hay que estar preparado para saber que esto dura poco, que las facilidades y privilegios se acabarán y que entonces pasará el siguiente. Se debe evitar el vacío después del fútbol. En la última concentración con la selección nos pusieron un vídeo de exjugadores que hablaban de ese paso de dejar jugar y tratar de ser útil para la sociedad. Muchas veces, si gestionas bien el dinero puede valer, pero si no, hay que seguir buscándose la vida.

P. ¿Cuánta gente le ofrece que participe en sus negocios?

R. Mucha, sí. Pero lo más importante es saber decir que no. Me ha costado porque al principio pensaba que la gente propone cosas de buena fe, pero son tantas que uno tiene que acabar viendo las que van bien con tu personalidad. Y yo, acorde a los valores que tengo, trato de ayudar porque me hace sentir tranquilo. Creo que uno se siente mejor ayudando.

Fuente: http://deportes.elpais.com/deportes/2017/05/03/actualidad/1493826167_415347.html